Santiago para peregrinos: guía para descubrir la ciudad después del Camino

    Santiago para peregrinos. Vista de la Catedral desde la Alameda

    Llegar a Santiago después de decenas de kilómetros y contemplar la Catedral desde la Praza do Obradoiro es una sensación que solo puede entender quien la ha vivido. La visita a Santiago siempre merece la pena pero es aún más especial para los peregrinos y, por ello, hemos diseñado una guía rápida para descubrir la ciudad después  del Camino:

    Praza do Obradoiro

    Es el epicentro de Compostela y la meta del Camino. Son decenas y hasta cientos los peregrinos que diariamente se dan cita ante la imponente fachada barroca de la Catedral de Santiago. Los edificios que se erigen en los cuatro laterales del Obradoiro responden a distintos estilos artísticos y están vinculados a los ejes vertebradores de Compostela: la Catedral, que representa el poder religioso; el Hostal dos Reis Católicos, antiguo hospital de peregrinos y hoy Parador;  el Pazo de Raxoi, sede de la presidencia de la Xunta y del Concello de Santiago; y el Rectorado de una universidad con más de cinco siglos de historia.

    La Catedral

    Es una parada obligatoria en la visita a Compostela y un icono milenario que merece la pena descubrir con calma. La entrada a la Catedral de Santiago (excepto si es Año Santo) se realiza por la puerta de Praterías, aunque merece la pena recorrer todo su perímetro para apreciar la belleza de este monumento y de las cuatro plazas que la circundan.

    En el interior de la basílica, no pueden faltar el abrazo al Apóstol y la visita al Santo Sepulcro. Contemplar el vuelo del botafumeiro es también una experiencia única (este año 2019, sin embargo, la Catedral se encuentra en obras, las misas han sido trasladadas a otras iglesias y el botafumeiro no funciona). Otra cita ineludible es la visita al Pórtico de la Gloria, obra cumbre del románico atribuida al Maestro Mateo (visitas gratuitas de lunes a sábados entre las 19:00 y las 20:00 horas, previa retirada de invitaciones el día anterior, también en horario de 19:00 a 20:00 horas, en la rúa do Vilar, 3).

    La Zona Vieja

    El casco antiguo de Santiago, declarado Patrimonio de la Humanidad en 1985 merece que dediquemos horas a pasear por sus calles, parar en sus pequeñas tiendas y sentarnos en alguna de sus terrazas. Los monumentos se suceden a nuestro paso por sus empedradas rúas y plazas. Recomendamos, entre ellos, la visita al monasterio de San Martiño Pinario o al Convento de San Francisco.

    Mercado de Abastos

    La Praza de Abastos es el segundo lugar más visitado de Santiago después de la Catedral, y no cuesta entender el por qué. En sus naves de piedra se ofrece lo mejor de la gastronomía gallega: desde verduras hasta pescados y mariscos. Además, en la nave 5 del propio mercado y en los alrededores encontrarás numerosos restaurantes en los que degustar productos frescos y de proximidad.

    Alameda

    Situada en el centro de la ciudad y con casi dos siglos de historia, la Alameda de Santiago es un lugar ideal para relajarse y pasear, pero también para obtener algunas de las mejores panorámicas de la Catedral,  como la famosa vista desde el mirador del Paseo de la Herradura. Otra foto que no podrás dejar de hacer en la Alameda es la de la escultura de las Marías, dos hermanas famosas por pasearse con apariencia excéntrica en los años 50 y 60 por las calles de Santiago.

    Rúa do Franco

    Es una de las calles más concurridas de Santiago. Sus aromas la delatan si paseas por ella cerca de la hora de comer o de cenar. Y es que en esta calle se concentran un buen número de restaurantes de la ciudad, que ofrecen productos típicos como pueden ser pulpo o marisco. Aunque no vayas a comer siempre es una buena idea dejarse caer por esta bulliciosa calle y curiosear los escaparates de los restaurantes.

    Belvís y Bonaval

    Después del Camino siempre se agradece un momento de descanso y desconexión. Por eso, acercarse al Parque de Bonaval o al Parque de Belvís es, sin duda, una buena idea. Ambos quedan muy cerca del centro por lo que en un pequeño paseo se puede acceder a estas zonas verdes, muy apreciadas también por los santiagueses El parque de Belvís está presidido por el Seminario Menor y el convento de Belvís, desde los que se contempla una interesante vista de la ciudad. Por su parte, el parque de Bonaval se inauguró en los años 90, después de rehabilitarse la antigua finca y el cementerio del monasterio de San Domingos de Bonaval, hoy sede del Museo do Pobo Galego.

    Cidade da Cultura

    La arquitectura contemporánea en Santiago tiene su máximo exponente en este complejo ubicado en el monte Gaiás y diseñado por Peter Eisenman, para el que recuperó también un proyecto anterior de John Hejduk cristalizado en las Torres Hejduk. El entorno se completa con áreas recreativas con un bosque, lagos… Además de exposiciones, la Cidade da Cultura acoge numerosas actividades culturales, en su mayor parte gratuitas. Podrás llegar a ella en un tranquilo paseo de alrededor de una hora desde el centro de Santiago o en el bus urbano número 9.

    Son muchos los rincones sorprendentes que ofrece Santiago, una ciudad que desprende un encanto mágico. La peregrinación es sin duda una de las maneras más especiales de acercarse a esta ciudad y descubrir toda su esencia. Si estás pensando en realizar el Camino de Santiago te sugerimos que eches un vistazo a nuestros paquetes para realizar la ruta jacobea a pie, con todo organizado para que solo tengas que preocuparte de disfrutar del Camino.

    Deja un comentario

    Reservas online:

    ¿Quieres recibir en tu email todas nuestras ofertas y promociones?

    Al enviar tus datos, confirmas que has leído y aceptas la política de privacidad